LAS CONFIDENCIAS DE ANA: Esta es la historia de... La comida marca mi vida

HA LLEGADO SU FINAL...

¿Quién debería ocupar el trono?

Todos podréis opinar con libertad pero bajo el respeto, o se volverá a restringir los comentarios, gracias por colaborar.

Esta es la historia de... La comida marca mi vida

miércoles, 28 de noviembre de 2012 |


Hola Ana

Hace mas de 10 años yo era una chica muy alegre, divertida, siempre rodeada de gente... A la gente le gustaba estar conmigo porque era el alma de la fiesta, no tenía un cuerpazo diez, pero era resultona, los chicos se fijaban en mi no por tener un físico espectacular, sino porque después de cruzar dos palabras conmigo ya había algo que los atraía a mi, y la verdad Ana es que tenía mucho éxito entre los chicos, no te lo voy a negar, mas incluso que amigas que si que estaban muy, pero que muy buenas...pero poco después todo cambió y jamás nada volvería a ser igual para mi.

Cuando tenía 16 años mis padres se separaron, eso creó en mi una especie de depresión interna, digo interna porque por fuera yo seguía riendo, bailando y haciendo una vida normal de cara a la gente y a mi familia, pero cuando me quedaba a solas lloraba y lloraba tanto que casi perdía el sentido. Me levantaba a todas horas a comer a escondidas y con ello intentaba calmar la ansiedad y la angustia que invadía mi cuerpo. ! Que gran error !

Como es normal después de unos meses esos escarceos a la despensa, empezaron a dar sus frutos y los kilos de mas invadían mi cuerpo. La gente que te conocía te decía, ! Uy Lore, te estas poniendo hermosa! ¿ Hermosa? !Y una mierda! Me estaba poniendo gorda y no había manera de que la necesidad de comer desapareciera de mi mente.

Un día me puse mala con fiebre y acudí a mi medico de cabecera, me conocía desde que era pequeña, cuando me vió entrar me dijo: ¿ Parece que nos hemos descuidado un poco no? A ver si dejamos las chuches y el chocolate. Eso me sentó muy mal y le contesté de malas maneras, cogí mi receta y salí muy enfadada de la consulta. A las dos semanas acudí de nuevo a verle para que me diera un pase para unos análisis y me volvió a decir lo mismo, muy enfadada le respondí que él no era nadie para decirme si necesitaba bajar mas o menos kilos, que se limitara a hacer su trabajo y no a meterse en la vida de los demás. Cuando me fuí a levantar me agarró de la muñeca y muy serio me miró a los ojos y me dijo: Estoy haciendo mi trabajo y por eso te lo digo, ¿ Me equivoco en lo que te digo?! Si sigues comiendo así, dentro de unos años volveremos a vernos para que te haga una reducción de estomago! Salí muy mala llorando, llegué a casa y le dije a mi madre que no iría mas, que quería cambiar de médico y así lo hice... sigue





A los tres años de eso ya había engordado mas de 15 kilos, me encontraba muy mal, no quedaba con mis amigas para ir a la playa en verano, ni para sacarme fotos, me horrorizaba verme en una foto al lado de todas ellas que tenían un cuerpo de escándalo  Poco a poco fuí perdiendo a mis amigas, me llamaban y no salía, me venían a ver y le decía a mi madre que les dijera que no estaba. Me centré en las redes sociales, en la tv y en estar horas y horas viendo películas o programas de tv empotrada en el sillón de mi casa sin ninguna otra compañía que una botella de Coca Cola de 2 litros, bolsas de patatas y mil chuches.

Hoy en día tengo 28 años y peso 130 kilos, mi vida es una condena que no sé como llevar, sigo comiendo desmesuradamente y cada día como mas y mas. Ahora mismo te estoy escribiendo Ana y en mi mente está una rosquilla de crema que tengo en la nevera. !! Es horrible !! Ya ni siquiera me voy de vacaciones con mi familia, ni visito a mis tíos como lo hacía todos los años, !! Me da vergüenza !! No quiero que vean el monstruo en el que me he convertido, no puedo soportar que me miren y sientan lástima de mi, de la pobre gorda, de sentir que me miran y piensan !! A ver cuanto come hoy !! ... Y de que piensen si está así es porque quiere, que se ponga a dieta. !! Que fácil se ve todo desde fuera Ana !!

Mucha gente, me dice que me haga una reducción de estomago, como me acuerdo de Don Nicolás, mi médico de toda la vida, y de sus palabras, pero me da mucho miedo el quirófano, he probado mil y una dietas, pero reconozco que mi mente no me deja continuarlas, no tengo alicientes en mi vida que me den esa fuerza de no dejarme vencer por la ansiedad.

Con esta carta Ana quiero decir a tus seguidores, que son muchos y yo la primera desde tus comienzos, que si ven que algo falla, que comen sin sentido y que no lo pueden controlar, !! PIDAN AYUDA!! o será demasiado tarde.

Muchas gracias Ana, espero que esto sirva para algo... Un beso y aunque no te conozca quiero que sepas que te quiero y tu sabes porque.

-->

3 comentarios:

Natalia Ubeda dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Natalia Ubeda dijo...

¿Has probado un psicólogo?

Soraya dijo...

Yo te voy a dar mi consejo, aunque debo decirte que la teoría de dice muy bien.Mi consejo es que acudas a un psicologo, y no pienses que estás loca, simplemente tienes una enfermedad como otra persona que tenga unas anginas.Te digo desde aquí que no es nada fácil , es un camino largo y lleno de piedras en el camino pero con esfuerzo todo se consigue. LA mente humana es nuestro peor enemigo. Mucho ánimo